Sociedad | 08:06 COMENTARIOS    14 VISITAS   
COMENTÁ LA NOTA
Desde la casa natal se reiteró el pedido por la pronta beatificación de Fray Mamerto Esquiú
Se realizó un acto y una misa que contó con la presencia de presbíteros de distintas localidades, autoridades municipales y vecinos.
   Compartir   

En la noche del miércoles 10 de enero se cumplió el 135° aniversario del paso a la eternidad de Fray Mamerto Esquiú, la casa que lo vio nacer en la localidad de Piedra Blanca se convirtió en el lugar elegido para elevar súplicas por la pronta beatificación del Venerable franciscano catamarqueño.

Se realizó el acto de homenaje con la entonación del Himno Nacional y el Himno a Fray Mamerto Esquiú, que dio paso a la colocación de una ofrenda floral a cargo de representantes de agrupaciones gauchas, autoridades del departamento y miembros de la Comisión Pro Beatificación, en el interior del templete que resguarda la casa natal.

Seguidamente, se celebró la Santa Misa, presidida por el Vicario General de la Diócesis, Pbro. Julio Quiroga del Pino, y concelebrada por el Vicario Episcopal de Pastoral, Pbro. José Antonio Díaz; el párroco anfitrión. Pbro. Juan Olmos; los párrocos de Ambato y de Capayán, Pbros. Jerónimo Paz y Marcelo Amaya, respectivamente; los Pbros. Daniel Votero, párroco de Nuestra Señora de Lourdes, Unquillo, y Julio Monje de la Parroquia de los Milagros, en el barrio Guiñazú, de Córdoba.

Participaron autoridades municipales, del Concejo Deliberante, el senador departamental, Oscar Vera, el diputado provincial, Humberto Valdez, miembros de la Comisión Pro Beatificación, agrupaciones gauchas, integrantes de los grupos de pastoral de la parroquia de San José y fieles en general.

Contextualizando el tiempo especial que vive la diócesis local, en su homilía, el Padre Díaz asoció la vida de Fray Mamerto Esquiú con el año dedicado a la piedad popular, indicando que “estamos caminando hacia la celebración del Jubileo de los 400 años del hallazgo de la Imagen de la Virgen del Valle, y pusimos como fecha el año 2020, aunque sabemos que la imagen de la Virgen ya estaba en Catamarca durante los primeros años del 1600, quizás finales de 1500”.

También indicó que “ese acontecimiento extraordinario se ha visto gratamente asumido por los obispos de Argentina, quienes han querido que el 2020, a propósito de los 400 años, fuera declarado Año Mariano Nacional, con el Congreso Mariano Nacional a realizarse en Catamarca, durante el mes de abril de ese año. Eso nos llena de júbilo, de gozo, porque es la mejor manera de poner en el centro, dando la importancia y el nivel que tiene Nuestra Madre en toda la Argentina”.

 En este marco, el Vicario de Pastoral dijo “me atrevo a decir que sólo faltaría un regalito más, y es que en estos años, si Dios quiere, el Santo Padre haga beato a Fray Mamerto Esquiú. Ese sería un regalo hermoso. No estamos lejos y la Iglesia reza para que así suceda”.

Causa de beatificación
Durante la ceremonia se leyó el mensaje enviado desde Salta por el vicepostulador de la causa, fray Marcelo Méndez, quien manifestó que “si Dios quiere, el Tribunal abierto en la ciudad de Tucumán ante un presunto milagro sucedido allí, va a continuar en el mes de marzo llamando a los testigos. Luego de concluir la fase diocesana, todo lo trabajado será enviado a Roma, donde será estudiado por una comisión de médicos de nivel internacional”.

Además agregó que “después pasará por una comisión de cardenales, obispos y teólogos, para ver el tema teológico, el nexo entre la invocación y el hecho milagroso o inexplicable, y luego la beatificación, que queda en manos del Santo Padre. Esperemos que se proceda en los tiempos de Dios y que nosotros aceptemos esos tiempos”.

Instó a que Fray Mamerto Esquiú “sea recordado siempre, para profundizar esta figura que ustedes han aprendido a amar”, y alentó a “seguir adelante poniendo todo de su parte para hacer la voluntad de Dios trabajando en esa Iglesia particular (Catamarca)”.

Finalmente se entregaron recordatorios y se depositaron ofrendas florales, también fueron bautizados niños del lugar.

   Compartir