Sociedad | 18:51 COMENTARIOS    24 VISITAS   
COMENTÁ LA NOTA
Peregrinos de distintos lugares llegan a la ciudad para honrar a la Morena del Valle
En la ruta nacional N° 38, a la altura de localidad de El Portezuelo, departamento Valle Viejo, encontramos a peregrinos que recorren los caminos desde sus pueblos de origen para llegar hasta la ciudad de Catamarca a honrar a la Virgen Morenita del Valle.
   Compartir   

“La Virgen es la que nos protege y nos da esperanza”

Desde la localidad de Río Seco, provincia de Tucumán, con la imagen de la Virgen en el pecho.

“Vengo todos los años y éste también queríamos estar con la Virgen, para pedirle por muchas personas que no pudieron venir, por nosotros, por los hijos, por sus estudios, para ver si se componen las cosas un poco más. Salimos el jueves a la noche y desde entonces venimos caminando bajo el agua, durmiendo poco porque tenemos que regresar a trabajar mañana (lunes 4) y queremos llegar esta noche (domingo 3).

“Esto lo vengo haciendo desde hace 15 años. Adelante mío pasaron mis hijos, al más grande lo traía en un carrito cuando tenía 5 años, ahora ya están grandes y traen a los amigos, de esa manera vamos sumando gente. Me comprometo todos los años a tratar de traer un peregrino más; y ahora traje uno nuevo. Somos cinco en total. La Virgen es la que nos protege siempre, la que nos da esperanza para seguir a pesar de los malos momentos”.

 

“Este es mi encuentro con Dios y con la Virgen”

Héctor, de Río Seco, Tucumán, distante a unos 150 kilómetros de la localidad de El Portezuelo, es estudiante de Contaduría y esto nos relató:

“Salimos el jueves a la noche y Dios mediante estaríamos llegando mañana (lunes 4) por la tarde a la Catedral. Gracias a Dios nos ayudó el clima, somos un grupo de cinco entre familiares y amigos. En años anteriores fuimos más, pero por distintos motivos se redujo el grupo. Ya estamos en el último tirón. Venimos haciendo buen tiempo porque son tres días y medio. Este es el quinto año, mi tío es quien nos motivó a esto, él viene desde hace como 15 años, primero lo hacía en bicicleta y ahora lo hace caminando, nos va sumando los familiares y amigos de sus hijos”.

“Vengo porque son promesas que uno le hace a la Virgen. Con la facultad, estudio y muchas veces no tengo tiempo de ir a misa. Personalmente siento más la necesidad de hacer esto que otra cosa. Este es mi encuentro con Dios y con la Virgen, y lo voy a seguir haciendo. Hay que seguir, porque la fe mueve montañas y nos hace llegar”.

 

“Todo sacrificio vale, vamos contentos”

Juan Jerez y Evangelina son primos y emprendieron la marcha desde Lules, provincia de Tucumán. Este fue su testimonio:

“Salimos el miércoles en esta gran peregrinación, los dos solos, para venir a Catamarca a dar gracias por las cosas que nos da la Virgen todos los días a toda hora. No se trata sólo de venir a pedir sino de agradecer también, y si es a base de sacrificio, mejor para que uno sepa y aprecie lo que Ella hace por nosotros”.

“Desde Monteros para acá hay grupos que dan agua, frutas, también carpas donde hacen masajes, hay gente que nos dio sopa. Sería bueno implementar algo así en la ruta hasta La Merced, porque no podíamos conseguir agua donde comprar. El tiempo ha sido favorable más allá de un poco de lluvia, que para nosotros es una bendición”.

“Creo que la Virgencita nos va a ayudar a llegar para cumplir como sea. Si hay que ir en cuatro pies se lo hará, porque hay que darle gracias a Ella”.

“Nos encontramos en el camino con un grupito de chicos de Aguilares, con quienes hemos compartido vivencias en el camino. Ellos hicieron un alto en La Cocha y nosotros seguimos solos. Es la primera vez que lo hacemos. Yo venía en bicicleta, pero debía esta. A mí me gusta mucho, a pesar de que voy destrozado, los pies, las rodillas, el hombro, pero no es nada con lo que uno tiene que agradecer. Todo sacrificio vale, vamos contentos”.

 

Desde Concepción

Cientos de peregrinos pueblan las rutas que llegan a la ciudad capital de Catamarca, marchando desde hace muchos días para llegar a honrar a la Madre Morenita del Valle.

Uno de esos grupos es la agrupación de peregrinos “Coco” Lonsalles, nombre de quien creara la misma hace 31 años, y que hoy ya no está presente.

Es un grupo de 30 personas provenientes de Concepción Tucumán, quienes arribarán al Santuario Mariano caminando, el martes 5, alrededor de las 18.00.

Martín Pallares, uno de los integrantes del grupo comentó que “salimos el día 30 de noviembre, caminamos de noche todos los días con lluvia. Ahora descansamos hasta mañana (martes 5) en El Portezuelo, y volvemos a caminar al mediodía. Comemos en tres puentes y desde allí partimos para la Catedral”.

 

 

   Compartir