Sociedad | 18:30 COMENTARIOS    68 VISITAS   
COMENTÁ LA NOTA
Miles de salteños recibieron a la Virgen del Valle en su visita a Chicoana
Entre el 6 y el 8 de julio, la imagen peregrina de la Virgen del Valle fue recibida por pobladores de la vecina provincia de Salta, en su recorrido hacia la localidad de Chicoana, siendo llevada por el Capellán Mayor de la Catedral Basílica y Santuario Mariano, Pbro. Diego Manzaraz.
   Compartir   

 

El jueves 6 de julio, emprendió su viaje escoltada por Gendarmería Nacional. La primera parada fue en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Rosario de la Frontera, donde fue recibida en horas del mediodía por una gran cantidad de personas que colmó el templo parroquial con mucho entusiasmo y devoción.

Luego ingresó a la ciudad de Salta por El Portezuelo, recorriendo las avenidas principales, y retomó la ruta nacional Nº 68, para dirigirse a la parroquia de San José de los Cerrillos, en la localidad de Cerrillos. Cientos de personas aguardaron con emoción su paso y la saludaron con pañuelos en alto.

Continuando el recorrido pasaron por las localidades de La Merced y El Carril, deteniéndose en las parroquias para que todos los fieles lleguen a tomar gracia de la Madre del Valle.

Al llegar a La Población, entrada al departamento de Chicoana, fue recibida por el Escuadrón de Gauchos Coronel Luis Burella y fortines a caballo llegados de los valles, ellos acompañaron la imagen, junto con la Agrupación de Motoqueros Custodios de la Virgen.

La marcha se detuvo en el ingreso a la localidad de Chicoana, donde esperaban a la Madre del Valle la Agrupación de Mujeres Gauchas Teresa Gauna de Burella, fortines de a pie con sus estandartes y un grupo de adultos mayores, a quienes el Padre Manzaraz impartió su bendición. También se sumaron a la marcha más de un centenar de misachicos y la Agrupación Bombistos Nuestra Señora del Carmen.

En el último trayecto, en el puente de acceso a Chicoana, se vivió con emoción el encuentro de las imágenes de la Virgen del Valle y de Nuestra Señora del Carmen, Patrona Tutelar de Chicoana y Generala del Ejército en Salta. Este momento fue acompañado por el Párroco de San Pablo, Pbro. Elio Correa, junto con las autoridades departamentales, encabezadas por el Intendente, diputados y concejales. 

La gran columna de fieles presentes hizo el ingreso al pueblo, detrás de las imágenes marianas, llegando hasta la Iglesia de San Pablo de Chicoana. Allí tuvo lugar el acto protocolar de bienvenida en el que se entonaron las estrofas del Himno Nacional Argentino, y se dio lectura a los decretos en las que se nombró a la Virgen del Valle Huésped de honor, y se le entregó la llave del pueblo. Con gran emoción, el sacerdote Pío Tolaba dirigió unas palabras de bienvenida en nombre de todos los chicoanistas.

A continuación dio inicio la procesión por las calles del pueblo, que reunió a más de cinco mil personas, y al regresar al templo celebraron la Santa Misa en el atrio, presidida por el Pbro. Diego Manzaraz.

Luego de la bendición final, se realizó la tradicional entronización de Nuestra Señora del Carmen para que presida las fiestas patronales desde el Presbiterio. La imagen de la Virgen del Valle fue colocada en un sitial de honor junto a la Patrona de Chicoana, y el templo permaneció abierto hasta altas horas de la noche debido al incesante paso de los devotos que llegaron a tomar gracia y elevar sus oraciones.

En la mañana del viernes 7, se rezó el primer día de la novena y se celebró la misa de acción de gracias, en la que el párroco Elio Correa agradeció a toda la gente que trabajó y recibió a la Virgen, como así también a los hermanos catamarqueños que la llevaron y les permitieron vivir días de gracia y bendiciones.

También destacaron el acompañamiento de Gendarmería Nacional, cuyos efectivos acompañaron y custodiaron a la Madre del Valle.

La despedida fue muy emotiva, miles de personas acompañaron la salida de la Sagrada Imagen y con lágrimas en los ojos la vieron partir. En su camino de regreso, también aguardaban los devotos en las localidades de El Carril y Metán para tomar gracia y compartir la Eucaristía.

 

 

   Compartir